San Agustín, G.C.

¿Quieres aprender a hacer disfraces caseros de Halloween para tus hijos/as de cara a la fiesta del colegio? Vamos a ayudarte con algunas opciones atractivas y fáciles de realizar. Solo necesitas un poco de tiempo, dedicación e ideas claras para elaborar un disfraz casero para Halloween muy impactante. ¿Quieres saber cómo?

Hemos seleccionado siete propuestas de disfraces de Halloween caseros para niños fáciles de hacer. Puedes usarlos como referencias o para inspirarte: algunos de estos recursos te servirán para crear otras opciones atractivas.

Gato

Si no sabes cómo hacer disfraces de Halloween caseros para niñas y niños, este es un inicio muy recomendable. Solo necesitas una camiseta y unas mallas o unos leotardos negros. Añade un tutú, una cola de gato que puedes comprar en un bazar y unas orejitas fácil de crear.

Puedes dibujar una máscara de fieltro o, si no tienes mucho tiempo de elaboración, pintar la naricita de tu peque como un hocico con bigotes. Para crear las orejas, utiliza una diadema negra y un par de limpiapipas. Dóblalos con forma triangular redondeada… ¡y ya está! Tienes un disfraz fácil de realizar, atractivo y muy divertido de lucir.

Catrina

La catrina y su versión masculina, el catrín, son las figuras más carismáticas del Día de los Muertos mexicano. La clave de esta presencia es el maquillaje: debes contar con las pinturas adecuadas para recrear este disfraz de Halloween. En concreto, base blanca, sombras de calavera negros y detalles coloridos. Si pintar caras no es lo tuyo, recurre al talento de otros.

En cuanto al resto, usa un sombrero de copa o una diadema con flores y añádele un velo negro con encaje. Recicla un vestido o pantalón y camisa negros, unas botas deportivas del mismo color y un ramo de flores de plástico para conformar este look aterrador y muy vistoso de Halloween.

Esqueleto

Es otro de los recursos más populares y resultones entre los disfraces reciclados para Halloween. De nuevo comenzamos con una camiseta y unos leggings negros.

Compra papel adhesivo (suave) blanco, el cual usarás para dibujar y recortar los distintos huesos. Recuerda hacerlo por la parte de atrás. Si no se te da bien la ilustración, imprímelos desde Internet y úsalos como patrón para calcarlos.

Después, coloca esos huesos blancos sobre las prendas negras, de la manera apropiada. El colofón al conjunto es un buen maquillaje de base blanca con las oquedades reproducidas en negro. Al acabar la fiesta, solo tienes que retirar los huesos pegados para tener la ropa intacta.

Brujo/a

Este es otro de los disfraces de Halloween para niños caseros que siempre triunfan en esta celebración. Utiliza una camiseta negra como base y puedes simular un corsé sobre ella con cintas de tela moradas. Puedes comprarlas termo-adhesivas o usar pegamento de tejido.

Haz algo parecido en unas mallas negras: coloca un par de tiras moradas paralelas en la parte inferior de las perneras. Reutiliza tela que tengas por casa para crear una falda negra y una enagua morada o rojiza. Si careces del textil necesario, también puedes hacer la falda con bolsas de plástico negras. Si no quieres complicarte la vida, compra un sombrero picudo con ala; de lo contrario, hazlo tú con cartulina.

Calabaza

La calabaza es el símbolo por excelencia del Halloween estadounidense. Tan solo necesitas algunos accesorios de costura, tijeras, lápiz y varios pliegos de fieltro de colores: 3 naranjas, 1 verde y 1 negro. Su tamaño dependerá de la edad del niño o niña: lo habitual, 40 x 60 mm.

Consigue un patrón de calabaza en Internet y cálcalo sobre los pliegos naranjas en seis piezas diferentes: mitad para la parte delantera y mitad para la trasera. No olvides incluir los agujeros en los laterales para meter los brazos. Dibuja o calca hojas sobre el fieltro verde. Después, haz lo propio con los ojos, la nariz y la boca risueña sobre el pliego negro. Finalmente, cose las distintas partes y elementos para acabar el disfraz de Halloween como si fuera un saco.

Espantapájaros

Escoge un pantalón vaquero o de pana, preferiblemente viejo y desteñido, y combínalo con una camisa de cuadros vistosa, de tipo leñador a ser posible. Si puedes conseguir unos tirantes, ¡mejor! En cuanto a la camisa, es mejor de manga larga y amplia. Completa el estilismo de Halloween con unos zapatos o botas viejas, alpargatas o zapatillas de tela.

Necesitarás comprar, posiblemente, un sombrero de paja. ¡Es lo más distintivo de estos personajes! Si puedes conseguir paja real para el relleno, perfecto; si no, usa papel pinocho amarillo. Colócalo en el escote de la camisa, en el final de las mangas y en las perneras.

En cuanto al rostro, dale un toque pálido de maquillaje y, sobre él, simula elementos cosidos, sobre todo en los ojos y la boca. Un círculo naranja en la nariz puede simular la zanahoria.

Científico

Si quieres hacer un disfraz casero para Halloween, no vas a tener ningún problema para lucirte. Para la base, elige una bata o una camisa de adulto con bolsillos, en ambos casos blancas. Salpica la prenda con pintura roja para que parezca sangre.

Seguidamente, alborota el cabello del peque y ponle spray de color: puede ser blanco, a lo Einstein, o de un color llamativo. En este caso, coloca el tinte solo por la parte delantera, como si acabara de explotarle encima algunos de sus inventos fallidos.

En la cara, aplica maquillaje pálido y ojeras grises. Unas gafas (mejor redondas), guantes y algunos insectos o roedores saliendo de su bolsillo completan este disfraz impactante y divertido. ¡Los científicos locos son capaces de todo!


Desarrollar disfraces de Halloween caseros es siempre una oportunidad de relación familiar y aprendizaje infantil. Los peques disfrutan la experiencia festiva desde días antes y la ilusión aumenta claramente. En la Comunidad Educativa Arenas siempre impulsamos una educación vanguardista, innovadora y excelente en permanente comunión con las familias. Cualquier ocasión es buena para avanzar en esa dirección, incluida esta popular fiesta estadounidense.

Acerca de la Comunidad Educativa Arenas

La Comunidad Educativa Arenas, conocida por este nombre a partir de 2020, es una división autónoma de la Institución Educativa Arenas. Desde 1993 se encarga de la gestión del Colegio Arenas Sur y el Colegio Arenas Almas, aplicando un modelo de enseñanza vanguardista, basada en la búsqueda de la excelencia académica, de innovación pedagógica y con vocación internacional e integradora que promovieron los fundadores de la institución. En 2014 implantamos el Programa del Diploma (PD) de la Organización del Bachillerato Internacional (IB) en nuestro catálogo educativo.

Acerca del Colegio Arenas Sur

El Colegio Arenas Sur es un centro de educación privado, emblemático en el sur de Gran Canaria gracias a un proyecto didáctico que apuesta por la educación en valores y de calidad, y con una filosofía basada en la búsqueda de la excelencia educativa, la innovación pedagógica y su vocación internacional. Fundado en 1993, posee unas amplias instalaciones de 29.000 metros cuadrados y cuenta con un equipo de profesionales que lo convierte en un referente educativo año tras año. En 2018 el centro celebró su 25º Aniversario bajo el lema «25 Años Educando con Corazón».

Acerca del Colegio Arenas Almas

El Colegio Arenas Almas es un centro de educación privado, ubicado en un entorno natural privilegiado en el sur de Gran Canaria, con unas instalaciones de más de 32.000 metros cuadrados. Fundado en 1993, en 2020 pasó a integrarse en la estructura de la Comunidad Educativa Arenas. Se caracteriza por su ambiente familiar y de atención personalizada hacia el alumnado y las familias.